lunes, 18 de julio de 2011

El cansancio de los padres


Jamás pensé que podría estar más cansada de lo que me encuentro ahora mismo.

Tras un maravilloso viaje familiar en el que he reafirmado que a pesar de disfrutar con los hijos de los demás, los niños no están hechos para mí, estoy tan, pero tan cansada, que parece que en vez de irme de mini vacaciones, he estado en un campo de trabajo.

¿Es así de cansado ser padre? Entonces entiendo que hoy en día no se tengan tantos niños como antes. Son mil ojos, mil cosas en que pensar, mil pequeñas batallas que se terminan con una sonrisa, una caricia, miles de besos, o un simple conversación explicando las cosas, pero que, al menos en mi caso, han acabado con mi energía vital.

Estoy realmente agotada. ¡¡Y eso que eran vacaciones!!

Aunque me gusta mantener en lo máximo que puedo mi vida privada como privada, los que leéis esta entrada de hoy, podéis imaginar que he pasado un largo fin de semana acompañada por niños de mi familia. Se me ocurrió hacer de "tieta guay" y llevarme a mis sobrinos a un lugar lleno de magia.
Así fue. El lugar era encantador, especialmente diseñado para ellos, con miles de dibujos animados convertidos en realidad, cientos de atracciones que en teoría deberían haber acabado con su energía, no con la mía, y copado de situaciones felices y divertidas, cosa que puedo asegurar así fueron.

Supongo que cuando los hijos no son tuyos, todo cambia.

En alguna ocasión que he hablado con amigos míos que son padres, estos siempre confirman que sí, que es muy cansado serlo, pero que todo se te pasa cuando ves su sonrisa o te dan un abrazo y un beso. Eso no me ha ocurrido a mí, supongo que esa es la diferencia entre los padres y los tíos, que yo, a pesar de haber recibido miles de besos y cientos de abrazos, sigo cansada y completamente agotada.
Eso no quiere decir que no haya disfrutado. Nada más lejos de la realidad. Pero es curioso como cambian las cosas cuando tú eres el adulto y son ellos quienes dependen de ti. 
En tus manos está encontrar a su personaje favorito para que puedan hacerse una foto que recuerden para siempre. En tus manos está que se diviertan, que dejen de tener miedo a las montañas rusas o que se atrevan a ver un espectáculo de tiros, fuego y efectos especiales. Siempre estás pensando en que más ofrecerles, siempre preocupada por si se pierden, por si lloran o por si se aburren... es verdaderamente cansado... y eso que estaba de vacaciones...
Por otro lado, siendo responsable no sólo de sus vidas y de su felicidad momentánea, eres responsable de devolvérselos a sus padres tal como te los han dejado, o sea, enteros y de una pieza.
¿Es eso ser padre? ¿Estar siempre preocupados por que no desaparezcan? ¿Por que no se caigan y se hagan daño? ¿Por qué no tengan miedo? ¿Por qué no lloren?

¡¡¡¡¡Uffffff!!!!! 

¡¡¡Qué cansancio!!

Sin cambiar de tema... He de decir que me gusta el silencio. Yo me levanto en casa los días de diario y no hay nada que rompa el silencio mientras me tomo un café con leche. Ni una sola voz, ni un grito, ni un llanto, nada...
¡Qué diferente es levantarse con niños! Bla, bla, bla... bla, bla, bla... y más bla, bla, bla... ¿De dónde sacan las fuerzas? Y luego desayunan, y siguen hablando, y corren, y juegan, y suben y bajan, y se suben a las atracciones y hablan, y vuelven a correr y a perseguirse, y se pelean y se perdonan, y vuelven a jugar, y siguen hablando... y no paran, hasta que el propio cansancio que tú les inculcas, acaba con sus fuerzas.

Y al final el silencio, la paz, la tranquilidad... y te miras a tu pareja y dices:
  • Buenas noches
Qué es lo único que alcanza tu aliento a decir antes de cerrar los ojos para intentar descansar... 

Y aún así, en sueños, ellos vuelven a la carga, sus risas, sus besos, sus abrazos y sus caricias llenan esos momentos que aunque sean felices, hace tan solo unos días eran tuyos y soñabas con lo que a ti te daba la gana, o lo que tu subconsciente había vivido o quería vivir. Incluso eso llega a pertenecerles. Se apoderan de tus sueños y de golpe una manita te despierta y te dice:
  • Ya es de día, no tengo sueño.
Y tú te las arreglas, medio soñolienta para alcanzar a decirle, mientras ves las 06:00 en el reloj:
  • No es de día aún, aunque haya luz. Ven, duerme aquí conmigo.
Y consigues que vuelva a cerrar los ojos, al menos hasta que la vida comienza de nuevo en el exterior.

¡¡Dios!! ¡¡Qué cansado es esto de ser padre!!

¡¡Cómo os entiendo ahora!!

Slow life!!
También para esos pequeños monstruos, aunque no sepan lo que significa.

5 comentarios:

  1. Soy papa de gemelas... que alguien me ayude...!!! Piedad dios!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy padre de un niño que tiene la energía de 10. Yo personalmente te entiendo y mucho. Si te soy honesto llegué a este blog buscando en google si yo era el único aburrido de ser papá. Además porque esto de estar aburrido no se lo vas contando a todos, ya que te verías como el peor monstruo de todos. Yo extraño mis días con mi esposa en que nos levantábamos juntos, desayunábamos tranquilos viendo el capítulo de cualquier serie, extraño las reuniones con amigos en donde no tenías que hacer tremenda logística para saber dónde podías dejar a tu hijo una noche y poder salir y verte con ellos después de meses de estar perdido y ausente. extraño la tranquilidad personal, ya que reconozco que no tengo la paciencia de Job y mucho menos cuando hay un niño que no para de llorar, en esos momentos mi tranquilidad y salud mental se desmoronan. Adicionalmente que mi salud física ha empeorado, mi espalda está hecha trizas, no duermo bien. Súmale no tengo un peso al final del mes. Todo mi salario se me va pagando solo cosas de él, que el jardín, salud prepagada, pañales, más todas las cosas que eso lleva detrás (pañitos, crema etc). No me compro ropa hace dos años y tengo que hacer malabares para saber como combinar tres camisas con dos pantalones y dos pares de botas para que no se note que te estás poniendo la misma ropa todos los días.

    Y sí estoy cansado, muy cansado, de hecho tremendamente agotado, me quedo dormido en cualquier parte y a todas horas, lo malo es que eso también sucede en mi trabajo y tengo que hacer un esfuerzo sobrehumano para mantenerme despierto en la oficina.

    Esa es mi experiencia, me extendí un poco, pero tenía que contárselo a alguien.

    ResponderEliminar
  3. En mi caso igual que el del comentario anterior, estaba buscando en la web para saber si alguien más se sentía de esta manera. Soy padre de dos niños (maravillos sí, pero este sitio parece que es para hablar sobre la otra cara de la moneda así que no me referiré a eso) y sinceramente esto muchas veces ves una mierda, disculpen mi falta de sutileza y cortesía, pero creo que es la mejor manera de describirlo. Entre semana es una lucha pata despertarlos pero los fines de semana a las 5:30, no se que rayos los despierta y los tienes encima tuyo y la esperanza de dormir un poco más quedó en eso, la vida de pareja con mi esposa sobrevive como en un sierto estado de hibernación, apenas con la energía necesaria para seguir viva a la espera de una nueva primavera, dejas de hacer un 95% de las cosas que te gustan, económicamente siempre salen imprevistos y el presupuesto muchas veces no alcanza. En fin, esto es así, en mi país hay un dicho que dice que "no es lo mismo verla venir que bailar con ella"

    ResponderEliminar
  4. Me acabo de dar cuenta que no he respondido a ninguno de vuestros comentarios... Jo!! Qué desastre soy!! Bueno a todos en general: Esta entrada era solo un inciso dentro de mi blog, que no va para nada de niños, sino de mis novelas. Igualmente, veo que al menos hay papás valientes que no esconden lo cansado que es esto de ser padre. Tendemos a decir, que todo es maravilloso cuando nace un niño. No lo dudo, (hablando desde mi ignorancia, que como se lee en la entrada, ni soy, ni voy a ser mamá), pero hemos de ser valientes de reconocer que también tiene su parte mala. Me despido de vosotros, repitiendo lo dicho, sois padres valientes por el mero hecho de reconocer que no todo es perfecto, y sois valientes, por la simple razón de atreveros a ser padres, con la que está cayendo. Un saludito!!

    ResponderEliminar
  5. Para mi ser padre es algo que no te deja tiempo para que realices tus cosas, pues como dependen de ti...espero que ya pase...

    ResponderEliminar